Ricardo Rosanía

Las ilegalidades de Peñalosa para tumbar el metro subterráneo

El Punto Crucial:

En  2008-2010 el Distrito capital contrató a la firma Sener para la elaboración del estudio de factibilidad de un metro subterráneo por  $16 mil millones de pesos, estudio que luego fue examinado y validado por la Universidad Nacional en el año 2010.

Dos años después en 2013-2014,  bajo el Gobierno Petro se contratan los siguientes estudios: el estudio de ingeniería básica avanzada del metro subterráneo por $87 mil millones,  el estudio ambiental, social y predial para la construcción y operación del metro  y, el estudio de captura de valor del suelo, que arrojó como resultado que el proyecto metro subterráneo generaría una plusvalía a favor del Distrito de $2 billones de pesos, en 10 años.

Finalmente entre prediseño, diseño y  diseño final el Distrito invirtió $138 mil millones de pesos, en los estudios de ingenierías del metro subterráneo para llevarlo a un nivel de ingeniería de detalle

terminado las tres fases de las ingenierías: prefactibilidad, factibilidad e ingeniería de detalle del subterráneo, el Distrito (IDU) y la Nación (FDN), firman en diciembre de 2014,  el Convenio Interadministrativo 1880/2014 por $7.500 millones para aunar esfuerzos en la estructuración técnica, legal y financiera del subterráneo.

Por lo tanto  el alcance  objeto del convenio se divide en dos fases;

primero, formular el modelo de la transacción o estructuración financiera y segundo la estructuración de la licitación y el acompañamiento del proceso de la licitación.

En  junio de 2015, culmina la estructuración financiera con el estudio de ingeniería  de valor  realizado por la firma Sener, y se ajusta el trazado de la línea del metro subterráneo, que iría desde el patio-taller ubicado en Bosa  hasta la calle 100, cuyo costo de inversión sería de $13.76 billones, de los cuales la Nación financia el 70% y expide un aval fiscal por $9.6 billones, y el Alcalde Petro expide un Confis distrital por $4.14 billones, correspondiente al 30% de la inversión de la megaobra, cumpliéndose así  la fase Uno y se da inicio a la fase Dos objeto del convenio, la estructuración de la licitación del subterráneo que luego es suspendida, el 18 de diciembre de 2015,  por el acuerdo  Santos-Peñalosa para tumbar el subterráneo.

En enero de 2016, reinician el convenio con  contrataciones ilegales de Peñalosa para tumbar el metro subterráneo, la primera ilegalidad es contratar la empresa Systra para hacer el estudio de prefactibilidad del metro elevado a través del mismo convenio, 1880 de 2014,  cuyo objeto contractual es la estructuración financiera del metro subterráneo, además contrataron de manera ilegal a la firma Ayesa para un  estudio de metros pesados elevados y a la empresa CONCOL,  para hacer estudio de prefactibilidad de alternativas para la ubicación del patio-taller del metro elevado.

¿Por qué esta  contratación  del metro elevado es ilegal?  Por una sencilla razón, el alcance del objeto del convenio 1880 de 2014, es la estructuración financiera para un metro subterráneo que, de acuerdo con el estudio previo para justificar la firma del convenio interadministrativo se soportan en estudios de prefactibilidad, factibilidad e ingeniería básica avanzada del subterráneo.

Así que la contratación de Peñalosa fue una trasgresión de los principios que rigen la contratación pública, tipificado en la ley penal como la Celebración Indebida de Contrato, sin el Cumplimiento de Requisitos de Legales.

Paralelamente a la contratación ilegal del metro elevado, en mayo del mismo año hacía aprobar en el Concejo de Bogotá, vigencias futuras excepcionales por $4.14  billones soportados con los estudios de ingenierías, avales fiscales y recursos financieros del metro subterráneo, que pretendía utilizar  para la construcción del metro elevado y troncales de transmilenio. Ante semejante despropósito, el congresista Germán Navas Talero, interpuso una denuncia penal por prevaricato contra el actual Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa Londoño. Y en esa misma línea actúa el Concejal  Hollman Morris, interponiendo una Acción de Cumplimiento para que se construya el metro subterráneo ya que las vigencias futuras aprobadas están soportadas en los estudios técnicos del subterráneo.

Dichas acciones judiciales ponen al descubierto la operación oscura y tramposa  de Peñalosa, que a su vez,  se embarca en una nueva maniobra irregular, que es  la modificación del objeto del convenio 1880/2014. La modificación del objeto fue otra ilegalidad, al respecto señala la Corte en Sentencia  C 250  de 1996 “el objeto de un contrato es un elemento inmodificable en un contrato estatal” 

Finalmente en octubre de 2016, Peñalosa hace una adicción al convenio por  $38 mil millones, modifica el objeto, y caduca de manera irregular las vigencias futuras del subterráneo en diciembre de 2016, para luego contratar, en febrero de 2017, a través del convenio 1880 de 2014, el estudio de factibilidad del metro elevado que a la fecha no han podido terminar.

¿Qué explicación tendrá el alcalde Enrique Peñalosa frente a esta realidad?

Ricardo Rosania

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nullam eleifend, ex eu vehicula eleifend, dolor justo interdum augue, id interdum metus enim vel nunc. Nunc diam risus, euismod et quam eu, imperdiet maximus dolor. Sed elementum, felis nec sodales bibendum, justo massa dignissim massa, eget ornare turpis tellus non massa. Pellentesque viverra leo nisl, at posuere nisl blandit vel.

Ricardo Rosania has 2 posts and counting. See all posts by Ricardo Rosania

Un comentario sobre “Ricardo Rosanía

  • el 2 abril, 2019 a las 5:42 pm
    Permalink

    Siempre se ha notado las irregularidades, y nadie hace nada este país sólo de corruptos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *