Rubén Budzvicky

Tribuna Sur:

Entrevista a Don Iosef Landzberg, Sionista, Peronista e hincha de Huracán.

Don Iosef Landzberg es un joven Judío de 131 años de origen ruso, naturalizado argentino y con nacionalidad israelí, al que Dios, no le aplicó el tope de vida de 120 años -según lo establecido en la Torá -, o, tal vez, se olvidó de llevarlo.

Actualmente vive en Jerusalem, y nos cuenta acerca de su historia, su presente, y como imagina el futuro cercano.

  • Cuéntenos, ¿cuándo y dónde nació?.. y lo que recuerde de su infancia.
  • Nací en el año 1887, en la región del Cá
  • ucaso, que en esa época pertenecía al Imperio Ruso.

Con mi familia vivíamos en un típico shtelt (pueblo de mayoría judía), donde desarrollábamos una vida comunitaria. Mi  infancia fue feliz, aunque con el correr del tiempo, vivíamos tensionados por los constantes ataques (pogroms) que sufríamos contra nuestra comunidad  y nuestras propiedades, por parte del ejercito del Zar o una turba de campesinos de pueblos aledaños, por el sólo hecho de ser judíos. La presión era constante y los pogroms eran incitados por el gobierno. No teníamos defensa. La única salida era la emigración, y eso nos llevó a partir hacia la Argentina, en los primeros años del Siglo XX.

  • ¿Por qué eligieron Argentina?
  • En ese momento la Argentina era una tierra de oportunidades y casi no había antisemitismo. Eso  nos inclinó a emigrar hacia Sudamérica, y abandonar Europa.
  • ¿Cómo fue su vida en Argentina?
  • Mi vida fue difícil como la de cualquier inmigrante. Llegamos sin nada, sin conocer el idioma, ya que nosotros hablábamos idish y ruso; tuvimos que aprender una lengua desconocida, y trabajar de lo que podíamos. 
  • Comencé trabajando de músico, tocando la mandolina en fiestas y con el correr del tiempo, nos fuimos asentando con mi familia. En 1912 me casé con Sara y al siguiente año empezaron a llegar los hijos.  En  1919, todo cambió, durante la semana trágica del 7 al 14 de enero, en el que vivimos un Pogrom en Buenos Aires. En ese entonces, a los judíos nos tildaban despectivamente de “rusos”, porque la mayoría veníamos de allí, y nos atribuían que éramos “bolcheviques” y agitadores revolucionarios. Dada la huelga y el conflicto en la fábrica metalúrgica Talleres Vasena y ante la inutilidad del Gobierno Radical del Presidente Hipólito Yrigoyen para generar soluciones,  además de masacrar a los trabajadores y huelguistas, buscaron justificarse diciendo que había una “conspiración internacional rusa/judía para instalar un régimen bolchevique en Argentina”. En consecuencia, se desató lo peor: grupos policiales, para-policiales, militares, y los matones de la liga patriótica, se dirigieron principalmente al barrio judío de Once, produciendo asesinatos, torturas, vejaciones, violaciones, detenciones, incendio de sinagogas, robos,  y todo tipo de  daños a la Comunidad Judía. Una verdadera locura, que ya habíamos vivido en Rusia. Allí los rusos nos perseguían por judíos, y en Argentina por judíos, e increíblemente  también por rusos.
  • ¿Cómo hicieron Usted y su familia para sobrevivir?
  • Fue una cuestión de “suerte”, ya que desde hacía dos meses, no residíamos más en el Barrio de Once,  nos habíamos mudado al barrio de Parque Chacabuco, en busca de una vivienda más grande para nuestros hijos. En dicho barrio, descubrí la pasión por el fútbol, y me hice socio e hincha de Huracán. En la década del ‘20 nos cansamos de ganar campeonatos. Son recuerdos muy lindos, porque en esa época mis hijos eran de Huracán e íbamos a la cancha en familia.
  • ¿Sus hijos, se hicieron hinchas de otro club?
  • Lamentablemente, cuando nos mudamos a la ciudad de La Plata, se hicieron hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata. Una decisión inentendible, dolorosa para mí, pero era el club del nuevo barrio, y era una forma de arraigarse al mismo. Siempre me apenó que mis hijos, los más futboleros, no tuvieran la posibilidad de ver campeón a su club. En los dos campeonatos logrados de Gimnasia, el primero en 1929 eran hinchas de Huracán y en el segundo, la Copa Centenario de 1994, ya no estaban en este mundo.
  • ¿En la actualidad sigue pendiente de los partidos de Huracán?
  • Soy socio vitalicio del Club, por más que viva en Israel, sigo pendiente de los partidos y mis nietos me cuentan las novedades desde Buenos Aires. Las pasiones son para toda la vida.
  • A los 131 años,  ¿tiene otras pasiones?
  • La política, en su expresión de Justicia Social, me apasiona. Es por ello que soy Sionista y, en cierta forma, peronista del primer peronismo.
  • ¿Qué significa ser Sionista?
  • El sionismo es un movimiento político e ideológico, surgido a fines del Siglo XIX que tenía como objetivo la emigración del pueblo Judío, a la tierra histórica de Israel, y el establecimiento de un Estado Judío en nuestra antigua patria. En ese momento el pueblo judío se encontraba disperso por todo el mundo, aunque mayoritariamente en Europa. Al principio se suponía algo utópico y parecía ser una mera expresión de deseo ante las persecuciones antisemitas que vivíamos en toda Europa. Sin embargo con el correr del tiempo, el legado de Theodore Herzl fue tomando forma, comenzó la emigración, se estableció el idioma hebreo como lengua oficial, dadas las diferentes lenguas y multiculturalidad de los emigrantes,  así como tambien se fue organizando la nueva sociedad en nuestra tierra histórica, se hizo florecer el desierto, se resistió ante los ataques por parte de los árabes y las injusticias de los británicos,  hasta el momento cumbre de la Declaración de Independencia  y  fundación del Estado de Israel en 1948.

 De izquierda a derecha Iosef, junto a sus hermanos en Baku. Foto de principios del siglo XX
  • ¿Cómo recuerda el día de la Independencia de Israel?
  • Estaba en Jerusalem. Fue un día muy movilizante. Se me venían  a la mente constantemente, las estrofas de nuestro himno, cuando dice: “No se habrá perdido la esperanza, la esperanza de dos mil años,  de ser un pueblo libre en nuestra tierra, la tierra de Sion y Jerusalem.” Ahí recordaba a mi familia, mis amigos, las persecuciones, los pogroms, la Shoá (holocausto) y tantas generaciones que sufrieron y anhelaron ver este momento. Sin embargo, tambien teníamos preocupación, porque una vez que los británicos a la medianoche de ese 14 de mayo, abandonaran Israel, y expirara su mandato sobre esa tierra, nuestros vecinos árabes Egipto, Siria y Jordania, entre otras naciones, nos atacarían, para que nunca seamos una Nación, a pesar de la Resolución de la ONU de dividir el territorio en un Estado Judío y otro Árabe. Para ellos, era todo el territorio o nuestra desaparición. Pagamos con sangre el nacimiento de nuestra Nación, pero milagrosamente con todo en contra, salimos victoriosos de la batalla, como en los tiempos bíblicos.
  • Anteriormente, mencionó que en cierta forma es peronista. ¿Cómo podría explicarlo?
  • Es un poco complejo, me apasiona la Justicia Social y el primer gobierno peronista, fue un oasis en el desierto para la clase media y baja. Por ejemplo: se dignifico al trabajador,  se aplicaron políticas de redistribución de las riquezas, se fomentó el crecimiento de la industria nacional, se estatizaron los servicios, se promulgo el voto femenino, entre otras políticas del estilo. A su vez, se mantuvo una relación muy cercana con Israel, además de reconocerlo como Estado, el 14 de Febrero de 1949. La Fundación Eva Perón enviaba grandes cantidades de donaciones de alimentos, vestimenta, medicamentos, para contribuir con ayuda a la gran cantidad de emigrantes, en su mayoría, judíos desplazados de otras naciones que iban llegando a Israel, en busca de su patria y de un lugar seguro. El matrimonio Perón, se ha pronunciado en contra del antisemitismo en muchos de sus discursos, y ha participado en varios actos organizados por la OIA (Organización Israelita Argentina), contribuyendo con los inicios del Estado de Israel.
  • Entonces, por lo que me cuenta, ¿Usted es un peronista hecho y derecho?
  • No. Solo destaco las virtudes de su gobierno, pero sin olvidar que en su pragmatismo,  permitió la entrada de muchos criminales nazis a la Argentina y le brindo ayuda desde el Estado, siendo, por ejemplo, su Secretario privado y Jefe de Informaciones, Rodolfo Freude, organizador de una red que ayudó a muchos nazis a escapar desde Europa hacia Sudamérica, en la denominada “ruta de las ratas”. 
  • ¿Por qué decidió dejar Argentina y emigrar a Israel?
  • Porque Argentina dejó de ser un país seguro para mí. A parte del antisemitismo diario, en la última dictadura cívica militar (1976 – 1983), fueron detenidos, torturados y desparecidos casi 2000 judíos.  En 1992 sufrimos el atentado a la Embajada de Israel y en 1994 el atentado a la AMIA. El gobierno de Carlos Menem, nos desprotegió y nos dejó a merced del terrorismo. Ya no podía permanecer allí.
  • ¿Cómo ve la actualidad de Argentina e Israel?
  • Son distintas realidades.  Argentina es una nación con mucho potencial, recursos naturales, grandes talentos para todos los campos de la ciencia… pero la corrupción y una clase política egoísta, la mantienen discutiendo personalismos, sumidos en una gran crisis económica, cultural e institucional cíclica,  y supeditada su política al Fondo Monetario Internacional. Una gran lastima, ya que durante el gobierno de Néstor Kirchner en 2006, se había cancelado la deuda con el FMI, y recuperado la soberanía económica y política. En cambio Israel es una potencia económica, científica, militar y cultural, y a diferencia de Argentina, hay un proyecto político, económico e institucional que se sostiene en el tiempo, más allá de que partido gobierne. Si Argentina lo tuviera, seguramente sería una las diez potencias a nivel mundial.
  • ¿Qué piensa de la polémica generada entre el Presidente de Israel, Benjamin Netanyahu  y opositores, artistas, referentes de la cultura, entre otros, respecto al estatus de los ciudadanos israelíes de origen árabe?
  • Me parece doloroso que en Israel, con la sanción de la Ley de Nación/Estado (2018), haya ciudadanos de “segunda clase”, más teniendo en cuenta  que han nacido aquí y en muchos casos son segunda y tercera generación de israelíes. En lo personal, yo fui ciudadano de segunda en Rusia. siempre fuimos extranjerizados en Europa. A los parlamentarios les faltó recordar que en la Declaración de Independencia, pronunciada por David Ben Gurion, dice: “El Estado de Israel permanecerá abierto a la inmigración de los judíos de la diáspora desde cualquier país; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz que enseñaron los profetas hebreos; asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura”. El Estado de Israel es un Estado Judío, siempre lo será, y esa es una cuestión indiscutida. No era necesario sancionar esta Ley de rango Fundamental dentro las “Leyes Básicas”, la que solo generó controversia y división.   Sin embargo la Ley Estado/Nación, colisiona con la Declaración de Independencia, no otorgando la igualdad de derechos políticos y sociales a los israelíes no judíos, colocándolos en una situación de desigualdad.
  • Con 131 años a cuesta, ¿Cómo se define a Usted mismo?

Me defino como una persona que hasta el último día de su vida peleará por la Justicia Social en todos los ámbitos, bajo los principios sionistas y de justicia social del primer peronismo. Como también me considero, apasionado por el Club Atlético Huracán.

  • ¿Le queda algún sueño por cumplir?
  • Sueño con ver una paz duradera en Israel, la recuperación social, económica y cultural en Argentina, y que Huracán gane la Copa Libertadores de América.

Nota: Entrevista ficcionada, basada en hechos reales de la vida de
Iosef Landzberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *